martes, 26 de mayo de 2015

Bolitas/bombones de dátil, coco y chocolate



Uno de los hábitos más efectivos cuando quieres sentirte bien comiendo sano es incluir en tu alimentación 2 meriendas nutritivas, una de media mañana y otra de media tarde. Si no lo haces seguramente llegarás al almuerzo o a la cena con hambre excesiva, por lo que comerás más, por lo menos a mi me pasa.
Es por esto que intento siempre tener preparado en casa algo a lo que acudir cuando llega la media mañana o la merienda y además que pueda llevármelo si es que no voy a estar en casa a esas horas. Lo suelo acompañar con un té verde.
Estas bolitas de coco, dátiles y cacao son ideales para media mañana, contienen hidratos de carbono procedentes de los dátiles y grasas buenas procedentes del coco. Y el cacao... qué decir de los beneficios del cacao que no sepamos, entre mis preferidos que mejora el estado de ánimo ya que estimula regiones celebrales relacionadas con el placer y el bienestar. Los dátiles aportan mucha energía así que no hay que excederse, por lo que intento no comerme más de 3 de estos bombones, que no hago muy grandes.

 Ingredientes (para 20 bolitas):
  • 1 taza de dátiles naturales (en remojo previo)
  • 1 taza de coco rallado
  •  ¼ de taza de cacao en polvo desgrasado.
  • ½ cdta de extracto de vainilla
  • ½ Cda de agua
  • ¼ taza de almendra (o cualquier otro fruto seco) en cubitos pequeños (opcional)

Preparación:

Dejar en remojo los dátiles min. 2 horas (sobre todo si no son medjool). Cuidado cuando los compres, lee bien los ingredientes, hay algunos a los que no sé porqué les añaden conservantes, aceites de diversa procedencia..., yo los busco naturales, es decir que en la lista de ingredientes sólo ponga "dátiles" (en el Mercadona están el la sección de frutas y verduras, en la nevera). 
Poner en la procesadora todos los ingredientes salvo los cubitos de almendras. Batir bien hasta obtener una consistencia pegajosa. Añadir los cubitos de almendras (este paso es opcional) y mezclar bien con una espátula. 
Con una cuchara coger una porción de la mezcla, hacer una bolita y pasar por coco rallado. Repetir la operación con toda la masa.




Cuando ya tienes todas las bolitas hechas es un gusto guardarlas en un taper y saber que esas delicias formarán parte de tus meriendas y las de tu familia los siguientes días.




Meter a la nevera o al congelador (en casa nos encantan congeladas). Esta receta es un perfecto snack para niños.

Y ahora son las 11:44 así que voy a disfrutar de mi media mañana con una taza de té verde calentito... mmmmm






domingo, 17 de mayo de 2015

"Pizza" de coliflor



Piensa en lo que más te gusta y busca una opción sana para disfrutar de ello

Y… ¿cuál es el plato es en el que solemos pensar cuando nos apetece algo rico y contundente?... Pizza, ¿no?, pues hagámosla “sana”, no es que la pizza no sea sana, pero sí que aporta más energía de la que quizás queramos consumir. Esta opción es muy baja en carbohidratos y aporta a nuestro organismo grasas (yema y linaza), proteínas (clara e ingredientes que pongamos encima) y fibra procedente de las semillas de lino y vegetales (linaza molida, coliflor, tomate y las verduras que le queramos añadir encima).

Mi amiga Carmen y yo hemos probado muchas recetas de “pizza” de coliflor pero finalmente la que más nos ha convencido por su sencillez (ya sabéis que es una de mis máximas), textura y sabor es la receta que os doy a continuación.

"Pizza" de coliflor

Ingredientes para la masa:
  • 1 huevo
  • 1 taza de coliflor rallada
  • 1 Cda de linaza molida (compro un paquete de semillas de lino y las muelo en casa con el procesador de alimentos, el restante lo guardo en un bote de cristal para otras recetas)
  •  Ajo en polvo, orégano, sal baja en sodio y albahaca

(*) Cda= cucharada sopera


Preparación:

Precalentar el horno a 200 ° arriba y abajo. Mi bandeja se queda por debajo de la mitad,  no tiene una ranura justo a la mitad, pero creo que en este caso conviene porque queremos que se cueza bien la masa, no que se tueste, ten en cuenta que la coliflor la incorporamos a la masa cruda, en otras recetas la cuecen antes, pero sinceramente no veo que haga falta.

Extender sobre la bandeja de horno una hoja de papel vegetal engrasandolo con aceite para que luego no se pegue la masa.

Rallar coliflor a mano o en una procesadora (para obtener una taza de coliflor rallada suele necesitarse aproximadamente ¼ de una coliflor mediana), hasta que obtengas la consistencia de grano de arroz. De la coliflor intento eliminar los tallos porque son más duros, pero tampoco soy estricta con eso, si se "cuela" un poco no pasa nada.

Mezclar todos los ingredientes a mano hasta que todos los ingredientes estén integrados obteniendo una masa de consistencia pastosa (no te asustes, la consistencia no es la misma que la de una masa de pizza). En los ingredientes he indicado las especias que más me gustan para esta receta, pero vosotros podéis poner las que os apetezcan, el orégano le va de maravilla.

Hacer una bola con la masa y luego colocarla en el centro del papel vegetal que previamente habrás extendido sobre la bandeja de horno. Aplastar la bola dando con la mano poco a poco la forma de pizza.


Hornear aproximadamente 25 minutos o hasta que observes que empieza a dorarse por los bordes.


Sacar y poner los ingredientes que se deseen. Yo puse queso en lonchas bajo en grasa, tomate triturado concentrado, alcaparras, atún al natural escurrido, pimiento morrón, anchoas enjuagadas (para quitar parte de la sal y el aceite) y orégano. 

En algunos supermercados se puede encontrar mozzarella baja en grasa, a veces también la uso pero en esta ocasión no tenía en casa.

Volver a introducir en el horno 10-15 minutos más aproximadamente o hasta que obtener el punto deseado (¡cuidado que no se queme!)


Sacar del horno y con cuidado despegar la “pizza” del papel vegetal con un paleta plana para poder trasladarla al plato dónde se vaya a degustar. Nosotros a veces en casa la colocamos directamente sobre una tabla de madera así no estropeamos el plato con el cortador de pizza.

Y ahora… ¡a disfrutar!

Probadla y me contáis, no creeréis que está hecha con coliflor, ¡es una auténtica delicia!


lunes, 11 de mayo de 2015

Tortitas de avena




Las tortitas de avena, como dije  en mi primer post, es una de las razones por las que me empecé a interesar por este tipo de alimentación. Me entusiasman porque son un desayuno con el que se puede disfrutar comiendo algo rico y sano. Aportan hidratos de carbono de asimilación lenta (avena), proteínas (claras), una porción de fruta (manzana), las semillas de chía o lino molido que aportan fibra y omega 3 y la canela que ayuda a regular la glucosa en sangre.


La receta original la tomé de Sascha Fitness aunque a veces introduzco variantes según como me levante ese día. 
Os adjunto la receta base y luego vosotros podréis ir también incluyendo los cambios que creáis que mejor os van. Las cantidades indicadas son para un adulto con una actividad física considerable (3-4 horas de entrenamiento a la semana), si vuestra actividad física es moderada igual sería mejor (sobre todo si queréis bajar de peso) reducir a 3 claras y 1/4 de taza de harina de avena. A mi peque de 3 añitos, por ejemplo, le hago la mitad de cantidad.
Además os incluyo al final un ejemplo sirope de chocolate con el que las podéis acompañar, aunque más adelante iré subiendo más ejemplos de siropes para tortitas para que elijáis el que más os guste.
Tortitas de avena, canela y manzana
Ingredientes:
  • 4 claras de huevo
  • 1/3 de taza de harina de avena (compro una caja de copos de avena y los muelo en el procesador de alimentos)
  • 1 cdta de canela
  • Stevia al gusto (yo pongo 1 sobrecito, o a veces no pongo nada así es más natural)
  • 1 cda de linaza en polvo o semillas de chía.
  • Un chorrito de la leche que tomes (yo pongo de almendras o avellana) o agua.
  • ¼ de manzana pelada (no hace falta que la ralles, luego va batida)
(*) cdta = cucharadita de café
(*) cda= cucharada de sopa
(*) venden en cualquier establecimiento especializado en menaje del hogar medidores de cuchara y de taza que son muy útiles para medir cantidades, ¡yo ya no puedo cocinar sin ellos!




Preparación:
Mezclar todos los ingredientes con la batidora o procesador. Precalentar una sartén antiadherente con un chorrito de aceite el cuál extendemos con una servilleta (últimamente estoy usando aceite de oliva en spray, muy cómodo). Cuando la sartén esté caliente (yo en ese momento bajo el nivel de intensidad de la vitrocerámica del 9 al 7) verter un chorrito de la mezcla según el tamaño de tortita deseado. Dar la vuelta a la tortita cuando se observe que se despega un poco por los lados (las primeras puede que os salgan regular, ¡no os desaniméis!, enseguida le cogeréis el truquillo), ¡es un desayuno delicioso y nutritivo!
Tip: si sustituyes la manzana por ½ plátano no necesitarás stevia y será un desayuno ideal para los niños o para adultos que no quieran usar edulcorantes.




Sirope de chocolate
Ingredientes:
  • ¼ taza de chocolate en polvo desgrasado sin azúcar
  • ½ taza de agua
  • Endulzante según preferencias o necesidades (4 sobres de stevia o, para niños, puedes poner miel o sirope de dátiles)
Preparación:
Poner todo en un tazón, batir con varillas y meter el microondas hasta que se vea que empieza a hervir, cuidado porque se calienta rápido. Sacar y volver a batir con varillas. Si se desea más espeso poner menos agua. Con las cantidades indicadas sale bastante sirope, yo lo que me sobra lo guardo en una botellita de cristal en la nevera y así lo tengo listo para mis desayunos calentándolo antes un poco en el microondas.
Tip: otra versión de este mismo es: 1 cda de aceite de coco, 15gr. de chocolate desgrasado  1 cdta de stevia (o endulzante de preferencia), un chorrito de agua batir con varillas. Meter 30 s al micro, batir bien de nuevo y luego meter 30 s más si es necesario hasta que se integren los ingredientes.

¡No dejéis de hacer las tortitas! Es a prueba de maridos y de sobrinos golosos, doy fe. En casa los domingos no faltan, cada uno le echa el sirope y la fruta que le gusta, normalmente tengo en casa arándanos y frambuesas congeladas que compro en el Lidl. Pero vosotros las podéis complementar con la fruta que más os guste: 1/4 de plátano en rodajas, fresas, manzana, melocotón.... ¡¡¡Mmmm qué ricas!!!


Ahhh...se me olvidaba en los comentarios podéis preguntarme todas las dudas que tengáis sobre la receta, os intentaré contestar a todas las que tenga respuesta o sino investigaremos juntos.... ¡hay mucho que aprender!



.



miércoles, 6 de mayo de 2015

Sobre mi...






Desde el año 2004 me interesé por unir mi atracción por la fotografía con la posibilidad de compartir momentos de reflexión y felicidad, mi "mirada" al mundo. Primero creé, de la mano de lalibela una cuenta en fotolog (@frutasumergida) y luego en flickr (@frutasumergida ¡también!).

En flickr buceé durante muchas horas, enamorada de la fotografía y de sus posibilidades. Gracias a ello conocí la cuenta de Amanda Blake Soule (@soulemama), una mamá de 4 hijos, que compartía (y lo sigue haciendo en su blog y cuenta de Instagram) momentos de su día a día, llenos de creatividad, amor y delicadeza, me enamoré de su mundo... y aún lo sigo estando...

Más adelante llegaron los smartphones y con ellos la posibilidad de "inmediatizar" esa forma de compartir instantes a través de nuevas aplicaciones. Facebook nunca me ha vuelto loca, aunque reconozco que es una puerta que nos enseña parte del mundo virtual de muchas personas, empresas, grupos e iniciativas, pero Instagram (@acabellod) me enganchó al nivel de flickr o más si cabe.

Empecé a ampliar mi círculo de "followings" y una un día explorando, interesada por la vida sana y el deporte, me topé con la cuenta de Cristina Mitre (@thebeautymail) que por entonces era redactora jefa de belleza de la revista ELLE (ahora directora de la revista Women’s Health). En uno de sus post de Instagram colgó una foto de su desayuno con un hashtag y un nombre que me atraparon #comelimpio y Sascha Fitness. Buceando en la cuenta de Sascha descubrí unas tortitas (pancakes) de avena que según ella se podían desayunar incluso si querías perder peso, eran sanas, te daban energía para toda la mañana, era comida sin procesar y debían estar deliciosas. Me gusta comer rico y sano, hay épocas en las que estoy interesada en perder un poco de peso y en mi mente siempre está la idea de comer alimentos lo menos procesados posible (aunque es complicado, lo intento), así que pensé... estas tortitas las tengo que hacer a ver qué tal están. Uno de sus ingredientes era leche de almendras... investigando un poco en su cuenta (Sascha es para mi la reina del fitness) descubrí que ¡la leche de almendras se podía hacer en casa!. Así que me puse manos a la obra para realizar en verano de 2013 mi primera receta fit, leche de almendras.

Con la leche de almendras casera, conseguí hacer las tortitas que como intuí estaban deliciosas, no podía creerme que el desayuno que me estaba comiendo era sano y no boicoteaba mi interés por cuidar mi alimentación.

Y a partir de ese momento todo fue in-crescendo: ampliando cada día el número de personas a las que seguía relativas al mundo del fitness, probando e inventando recetas, en definitiva apasionándome cada vez más por este tipo de alimentación que te permite comer sano, rico y sin remordimientos. En Octubre de 2014 impartí un curso de Cocina Fit en la escuela de cocina La Mesa de Málaga.

Y esta es mi historia... hasta el día de hoy que por fin me he lanzado a abrir un blog con las recetas y los tips que más me gustan relacionados con este mundo.

Como también me apasiona el mundo de la fotografía intentaré que mis fotos estén lo más cuidadas posible. Lo que consiga será gracias a los cursos de fotografía recibidos en la Escuela de Fotografía Apertura, que tanto me aportaron gracias a su pasión por enseñar fotografía de una forma práctica y divertida, y a los cursos online recibidos de la mano de Jackie Rueda una maga de la fotografía de calidad, delicada y exquisita y con unos cursos (¡ya llevo dos: superstar y blogging!) super-estimulantes.

¡Otras de mis pasiones son el crafting y el café (Coffe´-Lover forever)!, ya me iréis conociendo mejor... o eso espero...