viernes, 7 de octubre de 2016

Pesto ligero

El Pesto me flipa, es sólo oler albahaca fresca y mmmmm.... 

Tengo la suerte de que mi hermana tiene un mini-huerto en su casa y en muchas ocasiones me regalan buenos manojos de albahaca fresca ecológica, ellos no le echan ningún pesticida ni nada por el estilo, así que se puede considerar ecológica, ¿no?. ¡Gracias María y Sergio!





Actualmente no consumo queso, aunque el pesto tradicional lo lleva, así que en los ingredientes he considerado ambas opciones: opción con queso y opción sin queso. Con queso parmesano queda delicioso.

Esta salsa es muy versátil, aquí te doy un ejemplo de uso, pero el Pesto se puede degustar de muchas formas: en tostadas, como aliño de una ensalada, como acompañamiento de una patata al horno...

Ingredientes:


Para el Pesto:
  • 50 gr. hojas de albahaca fresca
  • 60 gr. de piñones (*si le vas a poner queso parmesano reduce la cantidad de piñones a 35 gr. ya que el queso también es una fuente de grasas)
  • 1 diente de ajo (¡si te gusta fuerte ponle 2!)
  • (opcional) 30 gr. de queso parmesano rallado (si se lo vas a poner reduce la cantidad de piñones a 35 gr.)
  • 40 gr. de aceite de oliva virgen (quizás lo veas poco, pero es que los piñones ya aportan mucha grasa así que hay que intentar reducir la cantidad de aceite a la mitad de la receta tradicional)
  • una pizca de sal gorda (yo uso sal rosa porque aporta menos sodio además de ser rica en minerales)

Para los espaguetis de calabacín (Zoodles):
  • 2 calabacines medianos
  • Sal y pimienta al gusto

Procedimiento:


Para los espaguetis de calabacín: 

Corta el calabacín usando tu instrumento preferido: con una mandolina (¡yo les tengo pánico!), a mano (¡tienes que ser muy habilidoso para cortar tiritas finitas y largas!), con un cortador ranurado (es el que he estado usando hasta ahora, lo puedes ver en la receta de "Espaguetis" de calabacín con salsa boloñesa) o usando un Inspiralizer que es un nuevo utensilio que me han regalado mis herman@s/cuñad@s del que estoy "enamorada": aprovecha todo el calabacín, hace los espaguetis de maravilla y es muy fácil de usar, sólo hay que tener un pelín de cuidado con las cuchillas al manipularlo.







En la segunda y tercera foto podéis ver lo que queda del medio calabacín que piqué primero.

Reserva los "espaguetis" en un plato con papel absorbente debajo.

Para el pesto: 

Separar las hojas de albahaca del tallo. Lavarlas bien y ponerlas a secar. La albahaca es muy delicada, si las hojas quedan húmedas se oxidarán y la salsa se quedará muy oscura en vez de brillante y clara.

El pesto tradicional se prepara con mortero, es decir que los ingredientes se muelen poco a poco con el uso del mortero. Primero el ajo, luego la albahaca con la sal y luego se van añadiendo los piñones, el queso (opcional) y el aceite. 

Yo por el tema de la rapidez prefiero usar el procesador de alimentos, el problema es que si la cuchilla se calienta mucho oxidará también la hoja, así que lo hago lo más rápido posible. 

Incorporar todos los ingredientes al vaso del procesador/batidora y batir bien. Con la ayuda de una espátula de silicona bajar el pesto que haya quedado en las paredes del vaso y batir de nuevo si se considera necesario (a mi me gusta que quede con textura grumosa así que no lo bato mucho). Reservar el pesto resultante.

Preparación del plato: 

En una sartén grandecita calentar un poco de aceite, cuando se caliente añadir los "espaguetis" de calabacín, sal y pimienta al gusto y rehogar durante 2-3 minutos.

Una vez los espaguetis alcancen el punto de cocción deseado (yo los dejo "aldentes", si los haces mucho quedarán blandengues y soltarán más agua) añadir el pesto e integrarlo todo durante 1 minuto.

¡Presenta en tu plato hondo favorito y a disfrutar!




¡Ya verás lo rico que está!




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario!